Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.

Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.
Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.

Buscá aquí eso que todavía no pudiste encontrar

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Esquel y vos :De Daniel Galatro

Un poco más de la historia de Esquel


El 13 de Septiembre de 1886, el gobernador del Chubut, Coronel Jorge Luis Fontana solicita y obtiene del gobierno nacional la autorización para conceder a 50 familias una legua de tierra en el Valle 16 de Octubre.

Posteriormente llegaron nuevas familias de galeses que fueron estableciéndose en la zona de Corcovado y en el valle que forman el cordón Esquel y el Nahuelpan.

Pueblan este valle la familias de Guillermo Freeman, Hug Robert Chamber, Daniel Gibbons, Joseph Hughes, Guillermo J. Roberts (Will Manco) y otras.

El centro de reunión era virtualmente Súnica, donde el Sr. R. Clarcke estableció su comercio y a donde debía llegar bien pronto la línea telegráfica de Neuquén como así también la que se extendía desde Comodoro Rivadavia.

La mensura de las tierras otorgadas a los galeses fue comisionada a los ingenieros Adolfo Pigretti y Lázaro R. Molinari. En 1904 los mismos ingenieros reciben la orden de mensurar el ensanche de la Colonia 16 de Octubre y enseguida, el ejido urbano de un pueblo. Se establece una breve lucha entre los partidarios de ubicar el pueblo en Súnica o en la Colonia y en el valle denominado Esquel. El ingeniero Lázaro Molinari hace triunfar su tesis y el Poder Ejecutivo dispone que la mensura se haga en Esquel.

Mientras tanto siguen llegando nuevos habitantes.

La fiebre del oro del Corintos y del Río Cuche atrae a los aventureros y a más colonos al valle alucinados por el rápido enriquecimiento. El joven Simón Whitty y el inglés Nickson, construyen con palos y barro, la primera vivienda del ejido en lo que es hoy la esquina de Belgrano y Roque Saenz Peña. En las inmediaciones de Esquel se siguen estableciendo nuevas familias.

Este grupo de personas vive diseminado. El centro sigue siendo Súnica, que ya desde 1903, cuenta con el telégrafo construido por Conrado Goytía. Quedan el telegrafista Medardo Morelli y el guardahilos Irineo Goytía. El telégrafo funciona en una casa cedida por Eduardo Humphreys, el comisario. En la misma casa funcionan a la derecha el telégrafo y a la izquierda la comisaría. La construcción de la red telegráfica llega ahora al mismo valle de Esquel.

Todas las mañanas Medardo Morelli cargaba el manipulador y las baterías para conectarlas con la punta del cable a una legua de Súnica. Allí se comunica diariamente a la misma con, con Neuquén.

Una noche de verano, fresca y agradable, Medardo Morelli, carga su batería sobre un carguero y se lleva su manipulador. Tiene un propósito fijo. Sigue una ruta que le marca el destino y tras recorrer 6 leguas por caminos vírgenes alcanza el alba ya, el campamento de los ingenieros Pigretti y Molinari.

A las 8 de la mañana, conecta su pila y acopla su manipulador a la punta del cable, en el momento preciso en que el telegrafista de Neuquén le da los buenos días, pero esta vez es el primer ¡Buenos Días! en alfabeto morse que se recibe en el pueblo de Esquel.

Era el 25 de Febrero de 1906, fecha que hoy festejamos como la de su fundación.


Fuente: http://www.patagoniaexpress.com/esquel.htm
---

** Visita: http://danielanibalgalatroescritor.blogspot.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lo nuevo en Mercado Libre

Hoy es el mejor día para comprar regalos

¿Cómo puedes vender y cobrar por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail