Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.

Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.
Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.

Buscá aquí eso que todavía no pudiste encontrar

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Esquel y vos :De Daniel Galatro

Internet, difundir, difamar, no pensar


Reflexiones de Derecho Informático.
Por Guillermo Zamora (*)
en Diario Jornada (Chubut)
---
Hubo muy pocos hechos o cosas en la historia de la humanidad que han revolucionado la sociedad tanto y tan rápido como lo ha hecho Internet. Esto nos permitió, entre otras cosas, que en la mayor parte del mundo se busque un acceso a una computadora ya sea para obtener información o para brindarla, porque básicamente Internet es eso, dar y recibir información, un ámbito donde la comunicación es la piedra basal. Y cuando nos referimos a comunicación, no hablamos solamente de hablar con alguien vía chat, sino a trasmitir, comunicar a quien quiera oír lo que queremos decir acá y en cualquier lugar del mundo. Internet nos ha permitido a todos ser generadores de contenido y por supuesto poder brindar ese contenido en todo momento y en todas partes. En un mundo perfecto (que por cierto no es el nuestro ni remotamente) sería maravilloso, pero, como dije el nuestro no es perfecto y a veces no es tan maravilloso.
Internet puede servirnos para compartir avances científicos, una campaña solidaria, aprender más y mejor, no obstante, no todos se esfuerzan porque sea una forma de mejorar el mundo. Hay un montón de personas con malas intenciones y sé que no les doy un dato inédito con esto, todos hemos escuchado historias de delincuentes informáticos con acceso a sitios Web y que obtienen información privada, delincuentes que toman a empresas como rehenes. La ciber extorsión, los virus, los gusanos - estos son términos o conceptos que eran impensables hasta hace apenas unos pocos años, pero que debemos acostumbrarnos a oírlos, tanto como en su momento debimos acostumbrarnos a escuchar salideras, motochorros etc
Me pregunto ¿Cuál es la responsabilidad en Internet?
La responsabilidad abarca los hechos ilícitos cometidos en Internet por ejemplo el uso no autorizado de cualquier material de publicidad, derechos de autor, lema, marca, etc, a través de la red, la violación de la intimidad o privacidad así como de otros del acceso no autorizado a información en general, el plagio o uso no autorizado de un formato literario o artístico, la transmisión de un virus informático, la injuria y calumnia utilizando como medio Internet.
El tema de la injuria y calumnia, o difamación es donde quería llegar, en estas últimas semanas me han llegado no menos de 5 casos, donde alguien publicó información falaz o por lo menos no comprobada de un tercero donde se decían barbaridades imputándole sin prueba alguna conductas aberrantes o actividades ilícitas o simplemente conductas sexuales licenciosas dando domicilio e incluso teléfono celular de contacto.
El combo compuesto por la viralidad de internet (es decir que las noticias corran como reguero de pólvora – perdón por el viejazo que implica el término), el tiempo libre para instrumentar una campaña contra alguien y la solidaridad mal entendida de los lectores es una bomba difícil de desactivar, mejor ejemplo que esto es el hecho sucedido en Comodoro Rivadavia con la violación y asesinato de la Chiquita Yasmín, se publicó en redes sociales la culpabilidad de una persona que al ser reconocida por sus vecinos, tuvo que irse de la ciudad, pudiendo comprobarse con posterioridad que el mismo, a esa hora, estaba trabajando rodeado de gente que dio fe de su inocencia, pero a esa altura no importaba mucho, el señalado ya había tenido que mudarse de ciudad, padecer agresiones y justificar su inocencia.
Puedo comprender la solidaridad de la gente, pero esa misma solidaridad debe entenderse en positivo. Es decir, utilizar la red para aprender no para condenar, un chiste mal hecho, un deseo de venganza, pueden destruir la reputación de alguien o mucho peor, pueden concluir en un afán justiciero en el daño físico a alguien.
Cuando leemos que alguien es un estafador, o que es un violador, o que es un golpeador o un infiel, es lógico que uno reaccione condenado el hecho, pero ¿cuantas veces de esas que se opina se tiene prueba alguna de lo que se está imputando?, ¿Pocas? ¿Ninguna? Es bueno ser solidario y brindar apoyo a quien sufre, pero no es bueno condenar, no somos la Justicia, no podemos erigirnos en justicieros, es malo hacernos cargo de la equidad y/o la sanción de un hecho.
Alguna vez se ha puesto a pensar que ocurriría si es a usted a quien una amante despechada le imputa una conducta violenta, o un vecino enojado deja correr el rumor que usted tiene por hobby despellejar gatitos, o si el comerciante competencia de su negocio, difunde por todos lados que vende alimentos masticados… Esto que le comento (que no dude, pasa más seguido de lo que piensa) sería más grave acaso que lo que usted normalmente lee y sin conocimiento de causa levanta el dedo índice y acusa sin saber trasfondos ni contextos.
Internet es una fuente de información buena y mala, es como un cuerpo humano con células sanas y enfermas, posee usuarios buenos y de los otros, gente que busca comunicar y gente que busca confundir, no voy a decir que son un ejemplo, pero para muestra basta un botón: en China se ha condenado a tres años de prisión a una persona por generar un rumor difamatorio que fue ampliamente difundido.Se imaginan acá donde nuestro principal deporte, después del fútbol es hablar lo que sucedería…
Nota: El código Penal Argentino sanciona esta conducta, y se puede probar, sólo falta que los indicados abran su cabeza… (Es aviso).#

*Director Posgrado en Derecho Informático UNPSJB
*Director Red Iberoamericana ElDerechoInformatico.com – Presidente de la Asociación de Derecho Informático de Argentina (ADIAr)
---
** Visita: http://danielanibalgalatroescritor.blogspot.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lo nuevo en Mercado Libre

Hoy es el mejor día para comprar regalos

¿Cómo puedes vender y cobrar por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail