Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.

Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.
Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.

Buscá aquí eso que todavía no pudiste encontrar

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Esquel y vos :De Daniel Galatro

4 de noviembre: masiva manifestación antiminera


Esta vez fueron, como siempre, los vecinos. Reales, genuinos, saludándose con la emoción de un reencuentro más por una noble causa. Sin más interés que cuidar el suelo, el agua y el aire para sus hijos, sus nietos, y los hijos y nietos de sus vecinos y amigos, actuales y futuros.


Y fue el saludo cordial de presencias virtuales que se muestran reales, muy reales, compartiendo el sentimiento vivo de cuidar los bienes que se nos han dado a preservar. Somos, y nos sentimos, "guardianes del paraíso". Por eso la seguridad de que "no pasarán".


¡Piedra libre para la multinacional que nos quiere envolver en sus mentiras! Pero no somos tan tontos como presuponían que éramos. Sabemos, y porque sabemos, nos oponemos a este proyecto cada vez con más convencimiento. Aunque nos intenten amedrentar con gigantes motorizados conducidos por sus tropas mercenarias. Ya vivimos cosas así. Ahora son camiones, antes eran tanques de guerra. Pero los que pretendieron paralizarnos con las armas tampoco lo lograron y hoy están siendo juzgados, si la muerte natural no les llegó antes.


Y nuestros niños también trajeron sus camiones. Muchos camiones. Cargados de paz y de amor que los hacían poderosos, invencibles. Porque saben bien que estamos luchando pacíficamente pero sin desmayos por un espacio vital limpio, con agua pura, con aire puro, con suelo puro. Y que es para ellos.


El viento fresco ponía color a los rostros de todos. También el calor de las almas nos pintaba la mirada con ese fuego sagrado nacido en el horno íntimo de las convicciones más profundas. Un día más lo alimentamos con ese combustible que los camiones mineros jamás podrán conseguir porque no se compra con oro, ni con dinero. Se compra con sentimientos puros germinados con un fertilizante que Monsanto no conoce: el amor.


Es verdad. Hay que participar para expresar lo que uno piensa sustentándolo en argumentos válidos. Eso nos lo hace sencillo. Para explicar el por qué no a la mina sólo hay que basarse en fundamentos reconocidos por científicos de todo el mundo. En cambio, explicar por qué sí a la mina es muy difícil, tan difícil como intentar enumerar los beneficios del cáncer.


Cuatro generaciones unidas para reclamar el fin de esta zozobra. La voz del pueblo, que es la voz de Dios según dicen. resuena en las calles de Esquel para recordar que el tiempo transcurre alimentando la expectativas de una comunidad que dijo alguna vez que no. Un más de 80 por ciento que dijo no administra apenas un 20 del dinero, mientras que un casi 20 por ciento que dijo sí administra el 80 por ciento. Grave sería si solamente dependiera de la capacidad económica relativa de las partes. Pero existen muchas otras cosas que no se miden en dólares. Y todos sabemos cuáles son. Ellos también. Contra esas cosas no saben cómo batallar. Esas serán las causas de sus derrotas, de las actuales y de las futuras.


Fue una marcha más, estadísticamente. Más numerosa, más entusiasta, más convencida que nunca. Y merece una segunda nota, creo. Si no te parece mal, sumando nuestras reflexiones y tus comentarios.

** Visita: 
http://danielanibalgalatroescritor.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lo nuevo en Mercado Libre

Hoy es el mejor día para comprar regalos

¿Cómo puedes vender y cobrar por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail