Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.

Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.
Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.

Buscá aquí eso que todavía no pudiste encontrar

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Esquel y vos :De Daniel Galatro

La nube de Gualcamayo


"Una nube llamada Gualcamayo"

Hace un tiempo que los sanjuaninos ya no disfrutamos de la tan famosa heliofanía que caracterizaba San Juan. No por casualidad uno de los observatorios astronómicos más importantes de la Argentina está en San Juan.


Esto, ya parece pasado, porque hay una nube cautiva en estos valles intermontanos sanjuaninos, que se mueve hacia el norte y hacia el sur, a veces hacia el oeste hasta el Valle de Iglesisas, y luego retorna a los valles más bajos, y el Valle del Tulum, es uno de ellos.


Esta nube no es de un polvo normal. El polvo que normalmente puede levantar un viento, si bien puede ser un particulado muy fino, precipita un día o dos luego de que el viento cede. El polvo de esta nube, aparentemente no precipita. Esto se debe a que posiblemente en vez de ser partículas “normales” de polvo (limo o arcilla suspendidas de pocos micrones de diámetro), es algo aún mas fino que ha formado un coloide inorgánico (en general menor de 0.5 micrones de diámetro) y no decantará hasta que sea arrastrado por algún agente que adsorba o nuclee estas partículas coloidales. O sea, hasta que no llueva.
Se trata de un polvo mineral denominado aerosol atmosférico y originado por la suspensión de una mezcla de finas partículas solidas suspendidas en el aire.
Esta nube que ha vuelto los cielos sanjuaninos grisáceos es un fenómeno nuevo. Particularmente, nunca he visto este tipo de suspensión coloidal concentrada en los valles precordilleranos, y hace 27 años que asciendo cumbres de la Precordillera, y desde allí, siempre se podía apreciar la limpieza natural del aire de estos valles. Esto ya no es así. Por primera vez en mi corta experiencia, la calidad del aire en estos hermosos valles precordilleranos es deplorable.
Por primera vez, he observado y documentado, visibilidades de menos de 10 km, en lugares donde antes la única limitación de la visibilidad era la curvatura de la tierra o los obstáculos orográficos.
La primera vez que me llamó la atención este cielo gris surrealista fue después de un viaje al exterior de casi un mes. Tomamos un taxi desde el aeropuerto de Mendoza hasta San Juan, y como era tan llamativo ese cielo tan gris como pocas veces había estado así, le pregunté al taxista y respondió que fue por un viento zonda muy fuerte... Es la respuesta que todos le dan a esta nube. Y es la respuesta más lógica. Salvo por el hecho que esta nube se mantiene allí suspendida a pesar de que el zonda u otro viento fuerte ha dejado de soplar por un tiempo prudencial, tiempo que hubiera permitido decantar un material particulado natural.
Debido a que sentir curiosidad por este fenómeno es inevitable, traté de estudiar el comportamiento de esta nube: en realidad aparece con mayor intensidad cuando sopla el viento norte, menos con el zonda , y decididamente se reduce cuando entra el viento sur. Así es: va y viene. Cuando el viento sur sopla, el aire que entra fresco y más denso, viaja pegado al suelo.
Esta masa de aire superficial, empuja esta nube hacia el norte y también hacia arriba y la separa del suelo, y a veces puede llegar a verse, solamente mirando hacia el horizonte ya que verticalmente no se la detecta. Se observa como una nube a media altura, que no llega a ser nube: es “algo” que disminuye significativamente la claridad del cielo. A veces esta masa de aire frío más limpio, puede empujar esta nube hacia arriba de los valles precordilleranos, y la he visto ingresar a lugares como el Valle de Iglesias: el Miércoles 25 de Noviembre, dicha nube apareció allí debido al viento sur entrante. Nunca antes vi algo así: parecía una neblina pero no era humedad ya que la sequedad del aire era la de siempre en este valle árido. A la tarde comenzó a
correr Zonda y esta nube fue empujada una vez más hacia los valles Precordilleranos bajos.
Cual es el origen de esta nube nueva?
El Miércoles 4 de Noviembre tuve la suerte de participar en un vuelo contratado hasta Sierra de Maz, que está entre la localidad de Guandacol y Villa Unión en La Rioja. Partimos desde el aeródromo de Pocito, y lo primero que me llamo la atención fue la nube que no permitía una gran visibilidad en el Valle del Bermejo. Dado que es esta la zona más baja, y que el polvo le adiciona densidad al aire, es lógico que esta nube que no es de vapor de agua, se estacione allí, y probablemente salga lentamente por la misma salida del Río Bermejo, hacia los humedales de la zona entre San Luis, San Juan y Mendoza.
Al volar al frente de Cerro Bola, el origen de este paisaje surrealista pareció claro: la única fuente de polvo de toda la región era la Mina Gualcamayo. Había observado y documentado fotográficamente nubes de polvo grandes en otros años, generadas por las operaciones de la mina, previo al inicio de la etapa de producción de la mina. Pero ese día, el 5 de Noviembre, la generación activa de polvo era brutal. Estábamos viendo como nube se generaba activamente y en forma permanente... durante el día. Adicionemos a esto el polvo que se genera a la noche, cuando ocurren las voladuras. Hasta el piloto sacó su celular, y le sacó una
foto porque realmente era algo fuera de comprensión humana: no eran columnas de humo: era polvo procedente de la explotación minera a cielo abierto.

Fragmento de una nota escrita por el geólogo Pablo Milana
y publicada en taringa.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Lo nuevo en Mercado Libre

Hoy es el mejor día para comprar regalos

¿Cómo puedes vender y cobrar por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail