Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.

Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.
Esquel te enamora, se incorpora a tu piel como los abrojos mismos.

Buscá aquí eso que todavía no pudiste encontrar

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Esquel y vos :De Daniel Galatro

Café de por medio - Daniel Aníbal Galatro - Abril 2 de 2011

¡Buenas...! ¡Ah! ¿Creía que no iba a venir? Y espere un ratito que ya se sumaron unos cuantos amigos más para compartir este cafecito así que en cualquier momento se aparecen. Hoy es sábado, así que el cafecito será doble y con crema. Y creo que voy a pedir algo más que mediaslunas para acompañarlo. ¿Me deja que lo invite hoy también? Es que, además, es un día especial que siempre nos pone mal. Por el tema Malvinas, ¿vio? Pasaron 29 años y nos sigue doliendo, y nos sigue sumiendo en sensaciones confusas como aquellos días en que no sabíamos si alegrarnos por los triunfos reales o ficticios que nos informaban desde los medios o recordar que estábamos sumidos en un caos institucional que llevaba al país al borde de un abismo.
Espereme un minuto...
¡Margarita! ¡Buen día!
Fíjese en el detalle. Todas las chicas que atienden tienen puesta una cintita argentina cerca del corazón. Ni usted ni yo tenemos algo así para recordar a los muchachos que fueron a la guerra. Porque tiene razón mi amigo Pedro Lapido que dice que sí fue una guerra y lo demuestra con muchos documentos en el sitio y los blogs que escribe. Y pese a que muchos fueron llevados sin su consentimiento, hubieron algunos, no pocos, que se comportaron con todo el heroísmo que su sentimiento argentino les generó. Una guerra que desde la seguridad de nuestra casa veíamos como imposible de ganar pero a la que muchos estábamos dispuestos a ir si nos convocaban.
Por esos días de 1982 yo daba clases en la Escuela de Enseñanza Media de Ensenada. Y conversaba mucho con mis alumnos sobre el tema. Ellos tenían la sensación de que estábamos ganando pero yo también estaba creando un sistema informática en casa de alguien íntimamente relacionado con el consulado inglés y también me enteraba de "la otra campana". Sabía que nuestros chicos estaban en medio de la turba húmeda, ocultos en pozos casi infernales, maltratados no solamente por los ingleses y sus gurkas sino también por algunos oficiales y suboficiales locales. Y cuando volvieron los que pudieron hacerlo, nos enteramos de que ni los chocolates ni los mensajes ni muchas otras cosas que les enviamos les llegaron.
En la guerra, como en toda situación límite, se ve lo mejor y lo peor de los seres humanos. Nuestro caso no fue diferente. Pero lo malo no tiene que ocultar lo bueno. Por eso sigo sintiendo admiración por los que murieron en Malvinas y por los que participaron y pudieron volver con un resto de vida que algunos perdieron por mano propia cuando vieron que aquí a pocos les importó todo ese sacrificio y heroísmo.
Es que había un mundial de fútbol, y en los mismos medios de comunicación se hablaba de los dos temas con la misma intensidad.
¡Ah, sí, Margarita! ¿Cómo anda? Nos trae, por favor, un par de cafés dobles con crema y dos porciones de esa torta espectacular... No, ésa no, la que está al lado... La bañada en chocolate... "Para golosos" - pedía mi viejo cuando compraba masas finas.
Es así, amigo. Este país nuestro tiene algunos problemas de personalidad, parece. O, mejor dicho, los problemas de personalidad los tenemos muchos de nosotros que todavía no nos ponemos de acuerdo en casi nada. Aunque parece que eso es propio de los humanos porque en los otros países sucede exactamente lo mismo. "Ambivalencia", creo que le dicen los psicólogos.
Es que nos pasa a cada momento. Seguro que cuando traigan los cafés con crema vamos a pensar que en realidad queríamos un submarino, y que la torta de al lado, la de crema chantilly, hubiera sido mejor elección que la bañada en chocolate.
Pero no se haga problema amigo. Aquí viene Margarita...
Sí, deje todo por aquí que nosotros lo repartimos. Es fácil, porque son dos menúes idénticos. Y nosotros somos buenos amigos que no van a pretender más que lo que les corresponde. Gracias, Margarita.
Anoche me puse a planificar un recorrido turístico por Esquel. ¿Qué tiene de novedad? Nada, por supuesto. Ya hay gente que lo hace y seguramente mucho mejor. Pero éste va a ser a pie y pasando por lugares tradicionales como el municipio, la plaza, las iglesias, el centro cultural, etc. pero también por otros menos conocidos, más escondidos, que valga la pena conocer. Y brindando mucha información sobre el pasado, es decir, sobre lugares que ya no están pero que fueron importantes.
Alguna vez lo hice visitando las galerías de arte del centro de Buenos Aires y resultó un éxito. Y aquí hay mucho para mostrar.
¿Cómo? ¿Si traje el dulce de manzana de Pety? ¡Cierto! Espere que me lo puse en el bolsillo. Es que después que Olga y yo pasamos a través de él no es mucho lo que quedó. Pero no lo podemos comer con torta de chocolate... Espere un minuto...
¡Margarita! ¿Nos trae unas tostadas o unas galletitas?... Y un cuchillo, por favor...
¡Gracias! 
Aquí viene. Untamos un poco del dulce... ¿Y? ¿Qué le parece? Hay gente que tiene una mano especial para dulces y mermeladas. Como Dora, nuestra amiga almacenera, que nos regaló una mermelada que desestabilizó nuestro régimen. También está exquisita.
Ahora ataquemos la torta, ¿le parece?
Hoy por la tarde, si no llueve, voy a ir a sacar fotos del recorrido turístico que le dije. Si no llueve, porque "el cielo está enlutado de opaco poncho de nubes" como creo que dice la zamba. Si no, quedará para mañana.
¿Se le ocurre algún lugar interesante del centro que pocos conozcan y valga la pena visitar? Mire que acepto ayuda de todos lados porque el principal objetivo del operativo, o almenos, el inicial es que nosotros, Olga y yo, muy ignorantes de todo lo que hace a muchos aspectos esquelenses, vayamos aprendiendo un poco para que así aumente progresivamente el ya gran cariño que tenemos por este lugar. Es que no se puede querer lo que no se conoce, ¿no?
A propósito, ¿les enseñan a los chicos de aquí todos los temas de la historia y la geografía de Esquel? Porque cuando les pregunto cómo se llama aquel cerro o cómo se fue poblando esta ciudad desde sus comienzos, me miran con cara rara y, salvo La Hoya, me dicen que no tienen ni idea. ¿Será que nadie se ocupa de que sepan esas cosas? Y también me miran con sorpresa cuando les pregunto acerca de por qué en un lugar como éste hay calles que se llaman Roca, Mitre o Sarmiento. ¿En qué quedamos? ¿Será por lo de la "ambivalencia"? Seguramente entre los chicos hay muchos descendientes de tehuelche o de mapuche y les piden que hagan homenajes a los que mataron a sus bisabuelos para quitarles sus tierras y repartírselas.
Creo que me voy dando cuenta, amigo. Nos educan para que vayamos siendo "ambivalentes" desde la cuna.
Disculpe, pero hoy vine así medio amargado porque lo de Malvinas siempre me pone mal, como le dije.
Por eso, hagamos un ataque final y demoledor a los restos de torta de chocolate que vienen quedando, y bebamos el último trago del café con crema para que nos endulce un poco la mañana y no se nos reabran viejas úlceras.
¡Ya está! Maravilloso desayuno que pudimos compartir. Y cuando llegue un amigo que quería probar el dulce de manzana de Pety dígale que al que madruga Dios y Pety lo ayudan, pero que si se levanta tarde se queda sin premio, porque acabamos de terminarlo.
¡Margarita! ¿Me cobra?
Gracias. Hasta mañana. ¿Abren los domingos, no? Porque una ciudad turística tiene que funcionar con mentalidad turística, ¿no? ¿Están las veinticuatro horas funcionando? ¡Cierto! Ahora son globalizados y hay gente en todas las latitudes. Van a tener que poner el globo terráqueo liberado que mostró Néstor para que veamos qué hora es en cada lugar del mundo.
Bueno, amigo, nos vemos. Si mañana no viene alguno de nosotros, feliz fin de semana.
Chau. Espere que miro por la ventana... Parece que quiere despejar. Me da igual, porque con sol o con lluvia, Esquel es hermoso, ¿no? Y voy a ver si encuentro una cintita argentina para ponerme...
Chau otra vez.

Daniel Aníbal Galatro


1 comentario:

  1. ¿Sabes que más te admiro y más te amo?.Me encantan tus cafecitos...
    Luz

    ResponderEliminar

Lo nuevo en Mercado Libre

Hoy es el mejor día para comprar regalos

¿Cómo puedes vender y cobrar por Internet?

Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail